El Yoga es una disciplina milenaria que cuenta con actividades físicas y mentales y cuyos beneficios son numerosos. El Yoga para principiantes nos dará esa base necesaria para poder practicar los distintos estilos que existen.

Qué es el Yoga para Principiantes

Las clases de Yoga Iniciación son restaurativas, adaptadas y muy pedagógicas. Están preparadas para que el alumno aprenda, desde el inicio, los Pranayamas (respiraciones), las Asanas (posturas básicas), las cuales se muestran con sus posibles variantes para que el practicante avance sin lesionarse, los Mudras que se usan en las secuencias o las Dhyanas (meditaciones) para calmar la mente y la filosofía energética de los Chakras y su relación con el sistema endocrino. Se practican y emplean los Bandhas (cierres de protección física del cuerpo).

No se debe confundir que sean clases de iniciación con el nivel o intensidad de las Mismas ya que, durante la sesión, hay secuencias de flexión y extensión, rotaciones, equilibrios e inversiones con diferentes ritmos, con lo que llevamos al alumno a un estado de relajación y concentración. Se inicia en Hatha Yoga tradicional.

Quién puede practicar Yoga

Se trata de la mejor opción para el principiante puesto que adquiere unos fundamentos que le van a ayudar a avanzar mejor y más rápido y a optimizar las estructuras del yoga en todos sus aspectos.

Toda persona que quiera mejorar su técnica, perfeccionar poses, o ampliar conocimientos aun siendo practicante para poder progresar.

Son clases adaptadas a todas las edades y circunstancias personales del practicante y están diseñadas para mejorar la salud y la forma física sin que haya lesiones y fortaleciendo, flexibilizando y energizando más nuestro organismo.

Las clases de Yoga para principiantes están indicadas para personas que tengan mucho estrés y necesiten aprender a gestionarlo, de modo que puedan prevenir estados de ansiedad, cansancio físico o depresión anímica.

Atisha Sevilla personaliza las clases aunque se desarrollen en grupo, de manera que todos los alumnos salgan beneficiados de los recursos que puedan aplicar en su vida cotidiana.

Beneficios de practicar Yoga

Los conocimientos teóricos adquiridos por el alumnos les valdrán para ponerlos en práctica en las clases. Será consciente de su alineamiento corporal, de cómo reconstruir una pose y de cómo hacer y deshacer una postura correctamente acompañándola de la respiración adecuada y sin lesionar el cuerpo.

Conocerá los beneficios fisiológicos que cada postura o cada respiración aporta, los cuales se explicarán desde la anatomía y energía que producen en nuestro sistema emocional, mental y corporal.

Y todo con una frecuencia de asistencia a clase de dos veces por semana. El principiante se habituará a una rutina que le mejorará su salud en general.

Ayudas en las clases de Yoga para Principiantes

Los accesorios de Yoga empleados son una gran herramienta para no tener que forzar el cuerpo y conseguir que los músculos no se tensen de manera innecesaria. Esto también es aplicable para los estudiantes avanzados.

Consiguen que la respiración sea más fluida porque, al no sufrir sobrecargas, sentiremos más calma y mayor bienestar, con lo que disfrutaremos todavía más la clase. Además, si nuestra mente graba un ejercicio realizado bajo tensión, esa dificultad volverá a aparecer a la siguiente vez que se practique.

Junto a tu esterilla, recomendamos que coloques útiles como tacos, cintas, cojines, zafus, mantas o balones. Atisha Sevilla facilita todo el material necesario para tus clases y te sientas cómodo en tu práctica.

Consideraciones sobre practicar yoga

Cada persona tiene un motivo o necesidad para aprender Yoga y, en las clases de iniciación, cubrirás dichas necesidades disfrutando de unas clases sencillas y dinámicas, con la mente enfocada en lo que estás realizando y respirando adecuadamente para no perderte ni sufrir agobios innecesarios.

Aprenderás las posturas respetando a tu cuerpo y comprobarás cómo mejorarás la movilidad con el paso del tiempo. No te darás cuenta pero ganarás en serenidad y alcanzarás un estado de paz y de meditación (Savasana) en la postura final.