El Yoga para Mayores ofrece importantes beneficiosos pues se mejora la movilidad corporal, la respiración, la concentración y la relajación mental.

Se trata de una actividad física que se convierte en una rutina, la cual es excelente para la calidad de las personas con un rango de edad superior a los 65 años.

El Yoga Suave fortalece huesos y músculos y previene las caídas por falta de equilibrio. Es un muestra más de que el Yoga no tiene edad, cualquier momento es bueno para practicar esta disciplina.

Atisha Sevilla cuida el bienestar mental, físico y social de los mayores en la clase de Yoga Iniciación. Tenemos practicantes con experiencia de más de veinte años.

Qué es una clase de Yoga para Mayores

Las secuencias de ejercicios son un conjunto de técnicas elaboradas con objetivos concretos, donde la concentración de la persona en su propio estado vital (Dharana) es necesaria para que los pensamientos de preocupación cesen, de modo que el adulto mayor se sienta, cada vez más, seguro y libre de ideas estresantes.

Las clases de Yoga para Mayores muestran una especial atención a la coordinación, equilibrio y movilidad del rango articular. Cada clase es una oportunidad de comunicarnos de manera sincera con nuestro cuerpo y de actuar para mejorar nuestra salud física y mental.

Fomentamos el entusiasmo de avanzar cada día en hacer todo lo que podamos lo mejor posible, desarrollamos la autonomía personal en sus máximas competencias. Avanzamos cuando nos ocupamos de la salud y dejamos de preocuparnos por ella.

La aceptación de la edad avanzada no es fácil, la idea de la dependencia es un pensamiento que aturde y preocupa a muchos mayores. Así pues, cuanto mejor respiren, más fuerza y longevidad tendrán, cuanto más se muevan, por poco que sea, mejor funcionarán los órganos.

La respiración para mejorar el sistema cardiorrespiratorio es primordial. Por ello, lo primero que enseñamos es cómo bajar niveles de tensión y estrés.

Las relaciones afectivas son fundamentales para un equilibrio emocional y el diálogo se hace imprescindible porque, a través de la comunicación corporal o verbal, podremos saber cómo están de estado de ánimo.

Es necesario que, en cada clase, haya un momento de calma mental absoluta, un estado meditativo, donde los mayores puedan tener su momento de conexión espiritual.

La edad no debe condicionar para practicar yoga sino, todo lo contrario, es la actividad más completa y segura que puedan realizar. Atisha Sevilla es experta en esta materia con titulación en Yoga Terapéutico.

Nos informamos antes del estado de salud de la persona porque la edad avanzada suele tener problemas asociados y es importante tanto saberlos para ayudar a corregirlos como para adaptar la práctica al participante, de manera que obtengamos una actitud positiva hacia los logros que se van a conseguir si se practica de forma habitual.

Las clases se deben recibir con una frecuencia de 2 veces por semana, con una duración aproximada de una hora. Los mayores tienen una economía energética diferente y no deben forzarlos hasta agotarlos, tenemos que mejorar su vitalidad y que les quede reserva en su fuerza.

Los ejercicios se repetirán siempre acompañados de una respiración adecuada y son guiados en todo momento por el profesor, que indicará cómo deben realizarse sin forzar para evitar lesiones.

Beneficios del Yoga para Mayores

En la edad del adulto mayor, suceden ciertos acontecimientos, como la pérdida de actividad laboral, el emplear el tiempo libre de forma enriquecedora y productiva para sus emociones, las relaciones que se hayan mantenido con la familia y los seres queridos, la pérdida por fallecimiento de amigos y familiares afectaran en gran medida a la forma de relacionarse que tienen los mayores.

Es una etapa donde la aceptación de los cambios físicos, de las limitaciones y dependencia genera grandes conflictos psíquicos-emocionales y es un momento crucial para iniciar una actividad como el yoga, que mejora los hábitos saludables pues centra a la persona en el momento presente.

Entre los beneficios físicos del Yoga, destacan la mejora de la flexibilidad, la movilidad y el equilibrio, la seguridad corporal y estabilidad en el desplazamiento que se adquiere, el fortalecimiento de la respiración, los músculos y los huesos, aprender a ejercitar el corazón sin desgaste, a reducir inflamación y favorecer la circulación de retorno en piernas, a reducir el estrés, se adquieren hábitos posturales saludables, se mejora la calidad del sueño, se adquiere mayor orientación espacial y concentración, memoria y atención

Sobre los beneficios emocionales del Yoga, hablamos de relajación y satisfacción, de aumentar la voluntad y las ganas de prepararse, de alcanzar un estado de ánimo más optimista y vital, de lograr una comunicación más efectiva y que mejores las relaciones sociales.

En nuestras clases de Yoga Suave para mayores, se ofrece sencillez y familiaridad para que se sientan cómodos y capaces. Cambiamos “el no puedo” por el “se hace lo que puedas”.

«El yoga nos enseña a curar lo que no es necesario soportar y a soportar lo que no se puede curar.» (Yogacharya B.K.S.Iyengar).

En Atisha Sevilla, para que las personas con movilidad limitada puedan practicar Yoga, utilizamos accesorios como sillas, bloques, correas, cojines y cualquier otro artículo que pueda facilitar la práctica y liberar posibles tensiones.

En el vídeo que mostramos, se observa que nunca es tarde para iniciarse en el Yoga, no existe una edad de comienzo y, con una adecuada instrucción, tampoco hay limitación física o mental que lo impida.