TRATAMIENTO DEL DOLOR

 

El tratamiento está dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares tratan la consecuencia; los medicamentos tapan el problema, pero no lo resuelven.
El uso prolongado de analgésicos-antiinflamatorios puede ser causa de importantes efectos tóxicos, adormeciendo la verdadera causa del dolor, que puede ser desde biomecánico, por hábitos posturales, y hasta bioquímicos.
Nunca se auto-medique y siga las indicaciones de los profesionales adecuados a la causa de su condición.

Back To Top